Acupuntura pediátrica

La Acupuntura Pediátrica o Shonishin (sho = pequeño, = ni niños, shin = aguja) es una forma especializada de tratamiento para bebés y niños, que se popularizó en 1700 en la región de Osaka, Japón.

El Shonishin se centra en técnicas suaves y especializadas de tratamiento no invasivo, es decir, sin agujas, que los niños encuentran cómodos e incluso agradables. Se pueden obtener resultados sorprendentes, incluso con tratamientos muy leves.

Las técnicas Shonishin involucran movimientos rítmicos, frotaciones y presiones sobre la piel del niño para dar diferentes tipos de estimulación suave. Estas técnicas armonizan y fortalecen la energía vital y la constitución del niño.

El Shonishin se utiliza para tratar una amplia variedad de problemas, incluyendo:

  • Retraso en el desarrollo
  • Constitución débil
  • Cólico, llanto excesivo de noche, rabietas, indigestión, reflujo gastroesofágico, estreñimiento y diarrea
  • Terrores nocturnos, falta de control de los esfínteres (mojar la cama de noche)
  • Trastorno de hiperactividad con déficit de atención (ADHD)
  • Alergias, asma y resfriados
  • Eczema y urticaria
  • Infecciones del oído
  • Tartamudeo
  • Parálisis cerebral y espina bífida, entre otros.

Los detalles del tratamiento (frecuencia, dosis, potencia) dependen del practicante, de edad y el estado del niño, entre otros factores. Los tratamientos para los niños son en realidad muy breves: un tratamiento típico dura apenas de cinco a quince minutos.

Precio sesión de Acupuntura pediátrica: 20€